Bipasana

Bipasana

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Vipassana en línea

Aunque ambos términos aparecen en el Sutta Pitaka[nota 4], Gombrich y Brooks sostienen que la distinción como dos caminos separados se origina en las primeras interpretaciones del Sutta Pitaka,[27] no en los suttas mismos.[28][nota 5] Henepola Gunaratana señala que “[l]a fuente clásica para la distinción entre los dos vehículos de la serenidad y la perspicacia es el Visuddhimagga. “[29] Según Richard Gombrich, en el budismo primitivo se produjo una evolución que dio lugar a un cambio de doctrina, que consideraba la prajna como un medio alternativo para el despertar, junto a la práctica de dhyana[30] Los suttas contienen rastros de antiguos debates entre las escuelas Mahayana y Theravada en la interpretación de las enseñanzas y el desarrollo de la introspección. A partir de estos debates se desarrolló la idea de que la mera percepción es suficiente para alcanzar la liberación, al discernir las Tres marcas (cualidades) de la existencia (humana) (tilakkhana), a saber, dukkha (sufrimiento), anatta (no ser) y anicca (impermanencia)[27].
Según el académico de estudios budistas y asiáticos Robert Buswell Jr, en el siglo X ya no se practicaba la vipassana en la tradición Theravada, debido a la creencia de que el budismo había degenerado, y que la liberación ya no era alcanzable hasta la llegada del futuro Buda, Maitreya. [2] Fue reintroducido en Myanmar (Birmania) en el siglo XVIII por Medawi (1728-1816), lo que condujo al surgimiento del movimiento Vipassana en el siglo XX, reinventando la meditación vipassana y desarrollando técnicas de meditación simplificadas, basadas en el Satipatthana sutta, el Visuddhimagga y otros textos, haciendo hincapié en el satipatthana y la visión desnuda. [5][31][nota 6] En última instancia, estas técnicas tienen como objetivo la entrada en la corriente, con la idea de que esta primera etapa del camino hacia el despertar salvaguarda el desarrollo futuro de la persona hacia el despertar completo, a pesar de la época degenerada en la que vivimos[34][nota 7].

Centro de meditación vipassana

Aunque ambos términos aparecen en el Sutta Pitaka[nota 4], Gombrich y Brooks sostienen que la distinción como dos caminos separados se origina en las primeras interpretaciones del Sutta Pitaka,[27] no en los suttas en sí mismos.[28][nota 5] Henepola Gunaratana señala que “[l]a fuente clásica para la distinción entre los dos vehículos de la serenidad y la introspección es el Visuddhimagga. “[29] Según Richard Gombrich, en el budismo primitivo se produjo una evolución que dio lugar a un cambio de doctrina, que consideraba la prajna como un medio alternativo para el despertar, junto a la práctica de dhyana[30] Los suttas contienen rastros de antiguos debates entre las escuelas Mahayana y Theravada en la interpretación de las enseñanzas y el desarrollo de la introspección. A partir de estos debates se desarrolló la idea de que la mera percepción es suficiente para alcanzar la liberación, al discernir las Tres marcas (cualidades) de la existencia (humana) (tilakkhana), a saber, dukkha (sufrimiento), anatta (no ser) y anicca (impermanencia)[27].
Según el académico de estudios budistas y asiáticos Robert Buswell Jr, en el siglo X ya no se practicaba la vipassana en la tradición Theravada, debido a la creencia de que el budismo había degenerado, y que la liberación ya no era alcanzable hasta la llegada del futuro Buda, Maitreya. [2] Fue reintroducido en Myanmar (Birmania) en el siglo XVIII por Medawi (1728-1816), lo que condujo al surgimiento del movimiento Vipassana en el siglo XX, reinventando la meditación vipassana y desarrollando técnicas de meditación simplificadas, basadas en el Satipatthana sutta, el Visuddhimagga y otros textos, haciendo hincapié en el satipatthana y la visión desnuda. [5][31][nota 6] En última instancia, estas técnicas tienen como objetivo la entrada en la corriente, con la idea de que esta primera etapa del camino hacia el despertar salvaguarda el desarrollo futuro de la persona hacia el despertar completo, a pesar de la época degenerada en la que vivimos[34][nota 7].

Curso de 10 días de vipassana

Aunque ambos términos aparecen en el Sutta Pitaka[nota 4], Gombrich y Brooks sostienen que la distinción como dos vías separadas se origina en las primeras interpretaciones del Sutta Pitaka,[27] no en los suttas mismos.[28][nota 5] Henepola Gunaratana señala que “[l]a fuente clásica para la distinción entre los dos vehículos de la serenidad y la introspección es el Visuddhimagga. “[29] Según Richard Gombrich, en el budismo primitivo se produjo una evolución que dio lugar a un cambio de doctrina, que consideraba la prajna como un medio alternativo para el despertar, junto a la práctica de dhyana[30] Los suttas contienen rastros de antiguos debates entre las escuelas Mahayana y Theravada en la interpretación de las enseñanzas y el desarrollo de la introspección. A partir de estos debates se desarrolló la idea de que la mera percepción es suficiente para alcanzar la liberación, al discernir las Tres marcas (cualidades) de la existencia (humana) (tilakkhana), a saber, dukkha (sufrimiento), anatta (no ser) y anicca (impermanencia)[27].
Según el académico de estudios budistas y asiáticos Robert Buswell Jr, en el siglo X ya no se practicaba la vipassana en la tradición Theravada, debido a la creencia de que el budismo había degenerado, y que la liberación ya no era alcanzable hasta la llegada del futuro Buda, Maitreya. [2] Fue reintroducido en Myanmar (Birmania) en el siglo XVIII por Medawi (1728-1816), lo que condujo al surgimiento del movimiento Vipassana en el siglo XX, reinventando la meditación vipassana y desarrollando técnicas de meditación simplificadas, basadas en el Satipatthana sutta, el Visuddhimagga y otros textos, haciendo hincapié en el satipatthana y la visión desnuda. [5][31][nota 6] En última instancia, estas técnicas tienen como objetivo la entrada en la corriente, con la idea de que esta primera etapa del camino hacia el despertar salvaguarda el desarrollo futuro de la persona hacia el despertar completo, a pesar de la época degenerada en la que vivimos[34][nota 7].

Vipassana igatpuri

Aunque ambos términos aparecen en el Sutta Pitaka[nota 4], Gombrich y Brooks sostienen que la distinción como dos caminos separados se origina en las primeras interpretaciones del Sutta Pitaka,[27] no en los suttas mismos.[28][nota 5] Henepola Gunaratana señala que “[l]a fuente clásica para la distinción entre los dos vehículos de la serenidad y la perspicacia es el Visuddhimagga. “[29] Según Richard Gombrich, en el budismo primitivo se produjo una evolución que dio lugar a un cambio de doctrina, que consideraba la prajna como un medio alternativo para el despertar, junto a la práctica de dhyana[30] Los suttas contienen rastros de antiguos debates entre las escuelas Mahayana y Theravada en la interpretación de las enseñanzas y el desarrollo de la introspección. A partir de estos debates se desarrolló la idea de que la mera percepción es suficiente para alcanzar la liberación, al discernir las Tres marcas (cualidades) de la existencia (humana) (tilakkhana), a saber, dukkha (sufrimiento), anatta (no ser) y anicca (impermanencia)[27].
Según el académico de estudios budistas y asiáticos Robert Buswell Jr, en el siglo X ya no se practicaba la vipassana en la tradición Theravada, debido a la creencia de que el budismo había degenerado, y que la liberación ya no era alcanzable hasta la llegada del futuro Buda, Maitreya. [2] Fue reintroducido en Myanmar (Birmania) en el siglo XVIII por Medawi (1728-1816), lo que condujo al surgimiento del movimiento Vipassana en el siglo XX, reinventando la meditación vipassana y desarrollando técnicas de meditación simplificadas, basadas en el Satipatthana sutta, el Visuddhimagga y otros textos, haciendo hincapié en el satipatthana y la visión desnuda. [5][31][nota 6] En última instancia, estas técnicas tienen como objetivo la entrada en la corriente, con la idea de que esta primera etapa del camino hacia el despertar salvaguarda el desarrollo futuro de la persona hacia el despertar completo, a pesar de la época degenerada en la que vivimos[34][nota 7].