En este momento estás viendo Chakra 6

Chakra 6

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Chakra 6

Chakra del tercer ojo

Muchos de los que están leyendo este artículo probablemente han oído hablar del sistema de chakras. Si no lo has hecho, por favor, lee más aquí. En este artículo voy a mostrarte otra dimensión profunda y reveladora de los números. Vamos a explorar la conexión entre los números del 1 al 9 y los 7 chakras.
Los números, desde la perspectiva de la numerología, son energías vivas. No son sólo símbolos, sino el material energético real del que tú y yo estamos compuestos. Cada número tiene atributos, características y campos de vida únicos y específicos que representa. El sistema de chakras es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo energético. Cada chakra es un organismo energético vivo con rasgos y cualidades muy específicas. Los chakras gobiernan y regulan directamente muchas de nuestras experiencias mentales, emocionales y físicas. La conexión entre los números y el sistema de chakras es directa y evidente. Cada número está directamente relacionado con uno o varios chakras específicos. Algunos números se correlacionan claramente con un chakra principal, mientras que otros tienen una conexión con más de uno.

Sodalita

El chakra Ajna está situado en el centro de la frente, entre las cejas. No es una parte del cuerpo físico sino que se considera parte del sistema pránico. Su ubicación lo convierte en un lugar sagrado en el que los hindúes se aplican un bindi de bermellón para mostrar su reverencia[cita requerida].
Ajna se describe como una flor de loto transparente con dos pétalos blancos, que se dice que representan los nadis (canales psíquicos) Ida y Pingala, que se reúnen con el nadi central Sushumna antes de subir al chakra de la corona, Sahasrara. La letra «ham» (हं) está escrita en blanco en el pétalo izquierdo y representa a Shiva, mientras que la letra «ksham» (क्षं) está escrita en blanco en el pétalo derecho y representa a Shakti[12][se necesita una fuente mejor].
Dentro del pericarpio de la flor se encuentra la hakini Shakti. Se la representa con una luna blanca, seis caras y seis brazos que sostienen un libro, una calavera, un tambor y un rosario, mientras realiza los gestos asociados a la concesión de bendiciones y a la disipación de los miedos. El triángulo que apunta hacia abajo sobre ella contiene un lingam blanco. Este triángulo, junto con la flor de loto, puede representar la sabiduría[13]. En algunos sistemas, la deidad Ardhanarishvara, una forma hermafrodita de Shiva-Shakti, reside dentro del lingam y simboliza la dualidad de sujeto y objeto. Este sexto chakra de nuestro cuerpo energético también está conectado con la sexta capa de nuestra aura, conocida como la capa celestial en la ciencia del aura[cita requerida].

Beneficios del chakra ajna

Según la tradición del yoga, el cuerpo sutil es el lugar donde fluye la energía. El cuerpo sutil tiene siete vórtices de energía, conocidos como chakras. Cuando la energía se bloquea en un chakra, se desencadenan desequilibrios físicos, mentales o emocionales. Esto es cierto para todos los chakras, incluido el sexto. Llamado Ajna Chakra, este centro energético está situado en el tercer ojo (entre las cejas o en el entrecejo y justo por encima del nivel de los ojos). El chakra Ajna se sitúa por encima del chakra de la garganta, que equilibra la emoción y la razón. Se encuentra debajo del séptimo chakra, el Sahasrara o chakra de la corona, el centro de la reflexión, la iluminación y la sabiduría.
El chakra del tercer ojo se asocia con el conocimiento superior, la intuición y lo que podría considerarse el sexto sentido.  El tercer ojo te ayuda a percibir una visión cósmica más allá del mundo físico que tus ojos pueden ver. Te conecta con tu intuición e ilumina todo tal y como es, sin el filtro de tu pasado, tus expectativas o tu juicio. El chakra Ajna también está relacionado con la imaginación y la visualización.

Localización del chakra ajna

Según la tradición del yoga, el cuerpo sutil es el lugar por donde fluye tu energía. El cuerpo sutil tiene siete vórtices de energía, conocidos como chakras. Cuando la energía se bloquea en un chakra, se desencadenan desequilibrios físicos, mentales o emocionales. Esto es cierto para todos los chakras, incluido el sexto. Llamado Ajna Chakra, este centro energético está situado en el tercer ojo (entre las cejas o en el entrecejo y justo por encima del nivel de los ojos). El chakra Ajna se sitúa por encima del chakra de la garganta, que equilibra la emoción y la razón. Se encuentra debajo del séptimo chakra, el Sahasrara o chakra de la corona, el centro de la reflexión, la iluminación y la sabiduría.
El chakra del tercer ojo se asocia con el conocimiento superior, la intuición y lo que podría considerarse el sexto sentido.  El tercer ojo te ayuda a percibir una visión cósmica más allá del mundo físico que tus ojos pueden ver. Te conecta con tu intuición e ilumina todo tal y como es, sin el filtro de tu pasado, tus expectativas o tu juicio. El chakra Ajna también está relacionado con la imaginación y la visualización.