En este momento estás viendo Estiramientos cervicales

Estiramientos cervicales

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Estiramientos cervicales

Estiramientos de cuello yoga

Sentado con una buena postura, deja caer la cabeza hacia el hombro. Puede hacer presión con la mano como se indica. También puede sujetarse a la silla con la mano contraria. Mantenga 30 segundos, repita 3 veces.
Mantenga la cabeza en una posición neutral en todo momento. Aplique presión a su cabeza en las siguientes posiciones durante 5 segundos y luego relájese. Flexión: coloque la mano en la frente. Extensión: coloque la mano en la parte posterior de la cabeza.
Coloque una toalla enrollada alrededor del cuello y sujete los extremos con las manos. Mire lentamente hacia arriba todo lo que pueda, haciendo rodar la cabeza sobre la toalla. Aplique una suave presión sobre la toalla para sostener la columna cervical mientras extiende la cabeza hacia atrás. No mantenga la posición. En su lugar, vuelva a la posición inicial. Repita la operación 10 veces.

Ejercicios de estiramiento del cuello con imágenes

Las personas con espondilosis cervical (osteoartritis de la columna vertebral en el cuello) están muy familiarizadas con el dolor y la rigidez del cuello, pero ¿sabía que el exceso de descanso puede empeorar esos síntomas?  Es cierto: los especialistas de la columna vertebral recomiendan incorporar estiramientos y ejercicios suaves que mantengan la movilidad del cuello durante largos períodos de reposo en cama para controlar la enfermedad.
La espondilosis es otro nombre para la artrosis cuando afecta a la columna vertebral, por lo que la espondilosis cervical es la artrosis del cuello. La artrosis es la forma más común de artritis con diferencia. También se conoce como artritis por desgaste, y así es como ocurre.
Los extremos de los huesos de las articulaciones (incluso los huesos pequeños de las articulaciones de la columna vertebral) están envueltos en un tejido liso llamado cartílago articular. Este cartílago articular ayuda a que los huesos de una articulación se deslicen suavemente entre sí y actúa como un cojín que evita el doloroso roce entre huesos.
Con el tiempo, el cartílago articular se rompe, y el cuerpo se esfuerza por repararlo. Se forman estructuras conocidas como osteofitos -espolones óseos- y, en la columna vertebral, estos espolones óseos pueden invadir el canal espinal, una condición llamada estenosis. Cuando hay tan poco espacio en el canal espinal que los espolones óseos presionan las raíces nerviosas que salen de la columna vertebral, es cuando aparecen síntomas como el dolor referido, el hormigueo y el entumecimiento.

Estiramientos de cuello y hombros

Para el primer estiramiento, baja la barbilla hacia el pecho mientras mantienes los hombros bien rectos. Mantenga el estiramiento de 15 a 30 segundos. Sentirás tensión en la nuca. Relájese y levante lentamente la barbilla hasta la posición inicial.
A continuación, gire la cabeza hacia un lado manteniendo los hombros bien rectos. Mantenga el estiramiento de 15 a 30 segundos. Sentirás tensión en el lateral del cuello y en el hombro. Relájese y vuelva lentamente a la posición inicial. Gire la cabeza hacia el otro lado y repita el estiramiento.
A continuación, inclina la cabeza de modo que muevas la oreja hacia el hombro. No acerques el hombro a la oreja. Mantén el estiramiento de 15 a 30 segundos. Sentirás tensión en el lateral del cuello. Relájese y vuelva lentamente a la posición inicial. Inclina la cabeza hacia el otro lado y repite el estiramiento.

Los mejores ejercicios para el cuello

Cuando la cabeza y los hombros se desplazan hacia delante debido a una mala postura, algunos músculos del pecho y del cuello pueden acortarse y tensarse con el tiempo, lo que puede perpetuar la mala postura que está causando el dolor de cuello.
Hay dos músculos elevadores de la escápula -uno a cada lado del cuello- que se unen a las cuatro apófisis transversas superiores y descienden hasta el hombro. Este músculo puede volverse tenso y puede ser sensible donde se une al omóplato. El estiramiento de este músculo puede contribuir a reducir el dolor de cuello.
Los círculos cervicales, que implican la rotación lenta de la cabeza que se inclina y gira en un círculo completo, han sido realizados por la mayoría de las personas en la clase de gimnasia o mientras participan en una clase de deporte o danza. Sin embargo, las investigaciones demuestran que la combinación de extender la cabeza hacia atrás y girarla ejerce una tensión excesiva sobre la columna cervical. En comparación con otros movimientos del cuello, los círculos cervicales también podrían provocar una mayor compresión de las arterias que llevan la sangre al cerebro.1
Algunos expertos recomiendan estirar los músculos tensos antes de fortalecer los débiles. La teoría es que los músculos tensos se relajan después de ser estirados, y entonces los ejercicios de fortalecimiento posteriores son más eficaces. Sin embargo, esta teoría aún no se ha demostrado científicamente.