En este momento estás viendo Piedras cristal

Piedras cristal

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Piedras cristal

Piedras cristal 2021

Desde el principio de los tiempos, la gente ha recurrido a los cristales para obtener su dosis de curación. Son los tesoros de la Madre Tierra, gemas brillantes, piedras y cristales de roca nacidos de la energía elemental. En un solo resplandor, pueden captar el sol, la luna, los mares salados, la tierra y las montañas y pueden transmutar todo ese poder curativo hacia nosotros. Los cristales curativos tienen una larga historia: han adornado las corazas de sacerdotes y guerreros, se han utilizado en el servicio chamánico, han sido luces de guía para tribus antiguas y se han guardado en los bolsillos de princesas, marineros y curanderos.
En el mundo moderno, estas potentes piedras tienen mucho poder. A medida que pasa el tiempo, se vuelven más potentes y pueden ser un recurso muy valioso para ayudarnos a reconectar con el mundo natural. Nos ayudan a canalizar nuestras intenciones, a elevar nuestras vibraciones y pueden hacer aflorar toda la gracia, la belleza y la magia latentes que ya tienes guardadas en tu interior. Recuerda que todo en la vida tiene una vibración y que si podemos hacer coincidir nuestras vibraciones internas con las cosas que queremos en este mundo, podremos manifestarlas en nuestras vidas. Los cristales pueden ayudar a cerrar esa brecha con su potencial de limpieza y sus vibraciones positivas. Estas pequeñas y brillantes piedras mágicas también nos invitan a despejar la mente, a sentarnos en meditación y a rumiar cómo podemos calmar nuestras mentes de mono y entrar en una curación más profunda.

Qué cristales necesito

El ágata se forma cuando los cristales microscópicos de cuarzo se depositan en capas, a menudo en bandas con miembros de cuarzo, calcedonia o jaspe. Todas las ágatas tienen un efecto aterrizante, calmante, limpiador y protector. También son armonizadoras y, como tales, pueden utilizarse para equilibrar la energía masculina y femenina, y para equilibrar los planos físico, emocional, intelectual y etérico. Las ágatas ayudan a resolver los problemas de autoestima, mejoran la concentración y alivian los traumas emocionales. Hay muchas formas de ágata con propiedades adicionales, algunas de las cuales se enumeran a continuación:
Coloración debida a la tintura. El pigmento es el carbón, utilizando una solución concentrada de miel o azúcar, tras un tratamiento con ácido sulfúrico calentado.Enraíza y centra, facilita la comunicación, ayuda a desplazar los bloqueos energéticos, ayuda a la meditación y favorece la autocuración al permitirnos acudir y disipar el estrés interior que causa la enfermedad.
Calcedonia azul con capas de cuarzo blanco o jaspe; es calmante y confiere optimismo. Es buena para la comunicación, especialmente en la amistad, ya que refleja los dos aspectos de la comunicación: la capacidad de escuchar y comprender, así como la capacidad de comunicarse con claridad.

Piedras y su significado con imágenes

La amatista es un miembro de la familia del cuarzo, y se considera una maestra sanadora. De color púrpura debido a los átomos de hierro de la red cristalina, la amatista suele formarse como un revestimiento de cristales en las cavidades de la roca basáltica. Todos estos cristales apuntan hacia el centro de la cavidad y se conocen como «Geodas».
La amatista es uno de los tipos de cristal más populares y es un mineral importante para cualquier sanador o coleccionista. Tanto en su forma natural como pulida y esculpida, la amatista es un excelente adorno para el hogar o la oficina. Ayuda a que el espacio se sienta limpio y tranquilo al recoger y despejar cualquier pensamiento negativo que se emita. Las personas que se encuentren en él se sentirán menos estresadas y podrán trabajar durante más tiempo.
La amatista es una piedra extremadamente calmante, y es buena para el desarrollo psíquico y espiritual, el duelo y para dejar atrás patrones de pensamiento o comportamiento poco saludables. Es poderosamente curativa y limpiadora, y puede utilizarse para bloquear el estrés geopático y las energías negativas del entorno, especialmente cuando se utiliza un racimo. Ayuda a conciliar el sueño y a aliviar los dolores de cabeza, fortalece los sistemas endocrino e inmunológico, actúa como analgésico y es un buen cristal curativo en general. La amatista ayuda a reforzar el sistema inmunitario estimulando el flujo sanguíneo y la circulación, por lo que es excelente para tratar infecciones bacterianas y también puede usarse para ayudar a quienes padecen afecciones cutáneas y acné. Las personas que padecen adicciones y alergias pueden aliviarse con la Amatista. La amatista es extremadamente relajante y ayuda a calmar la mente, aliviando así el estrés, y puede ser utilizada por cualquier persona que se sienta deprimida o decaída en general. Hay diferentes variedades de amatista, cada una con sus propios atributos y asociaciones esotéricas. Para saber más sobre algunas variedades especiales de amatista, haga clic a continuación:

Comentarios

En la antigüedad, el cuarzo claro, llamado cristal de roca, se utilizaba para tallar bolas de cristal, y la gente creía que podía ver el futuro mirando en ellas. Esta ilusión estaba probablemente relacionada con el hecho de que la bola de cristal reflejaba una imagen distorsionada de quien la miraba, pero la gema se ha asociado firmemente con propiedades mágicas y místicas a lo largo de los tiempos, hasta los tiempos modernos. Llevar cristales de cuarzo se ha asociado con el equilibrio, la claridad y la energía, y se le atribuye el beneficio de la salud general y el bienestar espiritual.
Se dice que llevar, transportar o meditar con un cristal de cuarzo transparente abre la mente y el corazón a una guía superior, permitiendo que el reino del espíritu se transmita y traduzca al mundo de la forma física. Tal vez por eso se ha usado a menudo en joyería, donde puede mantenerse cerca del cuerpo, donde tiene el poder de mejorar el espíritu interior así como la apariencia externa de su portador.
Todos son silicatos, el mayor de todos los grupos minerales, y están compuestos por una parte de silicio y dos de oxígeno. El nombre de cuarzo procede del alemán quarz, derivado de la palabra eslava kwardy, que significa «duro»: es un robusto 7 en la escala de Moh, lo que lo sitúa justo detrás del zafiro en términos de dureza. Es resistente y duradero, por lo que suele aceptar un pulido brillante.