Prasarita padottanasana

Prasarita padottanasana

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Prasarita padottanasana señales

Prasarita padottanasana es un gran estiramiento para los isquiotibiales y la línea interna de la pierna. Con muchas variaciones disponibles, esta postura es accesible para la mayoría de los practicantes. También es una buena postura en lugar de la parada de cabeza.
Prasarita padottanasana ha encontrado su camino en casi todos los estilos de yoga. B.K.S. Iyengar enseñó varias variaciones de esta postura, etiquetándolas como A, B, C y D. La variación más comúnmente practicada es la prasarita padottanasana A. La prasarita padottanasana B es cuando las manos están en las caderas y la cabeza se levanta del suelo, sin apoyarse en la esterilla. La Prasarita padottanasana C es la variante en la que las manos se entrelazan y se estiran por detrás de la espalda y por encima de la cabeza mientras se pliega. En la última variante enseñada por Iyengar, la prasarita padottanasana D pide al alumno que agarre el dedo gordo de cada pie.
Una postura desafiante con beneficios ocultos, utkatasana (OOT-kah-TAHS-anna) trabaja el cuerpo por dentro y por fuera. Además de fortalecer las piernas, esta poderosa postura también mejora la salud del diafragma y estimula el corazón. Practicarla con regularidad no sólo aumentará tu resistencia física, sino que también animará a tu pecho y brazos a abrirse, creando más espacio en tu cuerpo energéticamente.

Prasarita padottanasana iyengar

Nuestras extremidades no sólo incluyen los brazos y las piernas, sino también la cola y la cabeza. En una época que pocos recuerdan, en el útero, todos los nutrientes nos llegaban a través del ombligo y luego se irradiaban a todas nuestras extremidades. A través del cordón umbilical, tomábamos los nutrientes y el oxígeno que luego se distribuían a las zonas periféricas de nuestro cuerpo.
Durante nuestros primeros seis meses fuera del vientre materno, nuestros cuerpos imitaron este patrón de respiración similar al de las estrellas de mar, denominado radiación del ombligo. La radiación del ombligo nos ayudó a desplegar nuestras extremidades para poder empezar a movernos por el mundo.
La radiación del ombligo es un patrón que puede ayudarnos a abrirnos libremente en las posturas de yoga incluso de adultos. Al liberar el vientre para la respiración basada en el abdomen, podemos entonces extender intencionalmente la energía de la respiración hacia todas nuestras extremidades.
Liberar el vientre es la clave. Tu torso -pecho y abdomen- es la intersección entre los brazos, las piernas, la cabeza y el coxis. Cuando aspiramos crónicamente el vientre, esa intersección se bloquea, inhibiendo el flujo de energía entre las extremidades.

Pronunciación de prasarita padottanasana

La postura no se encuentra en los textos medievales de hatha yoga. Es descrita en el siglo XX por Krishnamacharya en Yoga Makaranda y Yogasanagalu, y también por sus alumnos, Pattabhi Jois en su Ashtanga Vinyasa Yoga,[4] y B. K. S. Iyengar en su Light on Yoga.[2]
Se trata de una postura de pie con los pies muy separados y el cuerpo doblado hacia delante y hacia abajo hasta que en la postura completa la cabeza toca el suelo y las manos se colocan planas en el suelo, las puntas de los dedos en línea con los talones, los brazos doblados en ángulo recto.[1][2][5] En el |Ashtanga Vinyasa Yoga se identifican cuatro formas variantes de la asana, que se considera fundamental en ese estilo de yoga.[6][7]

Prasarita padottanasana a b c d

(pra-sa-REE-tah pah-doh-tahn-AHS-anna) prasarita = estirado, expandido, extendido, con las extremidades extendidas = footut = intensetan = estirar o extender (comparar con el verbo latino tendere, “estirar o extender”)
Colócate en Tadasana (Postura de la Montaña), de cara a uno de los bordes largos de tu esterilla adhesiva, y luego separa los pies con un paso o un ligero salto de entre 1,5 y 1,5 metros (dependiendo de tu altura: las personas más altas deben dar un paso más amplio). Apoya las manos en las caderas. Asegúrate de que el interior de los pies está paralelo. Levanta los arcos interiores de los pies levantando la parte interna de los tobillos, y presiona los bordes exteriores de los pies y la bola del dedo gordo del pie firmemente en el suelo. Active los músculos de los muslos, levantándolos. Inhale y levante el pecho, haciendo que el torso delantero sea ligeramente más largo que el trasero.
Exhale y, manteniendo la longitud del torso delantero, incline el torso hacia delante desde las articulaciones de la cadera. A medida que el torso se acerca a la posición paralela al suelo, presione las puntas de los dedos sobre el suelo justo debajo de los hombros. Extienda completamente los codos. Las piernas y los brazos deben estar entonces perpendiculares al suelo y paralelos entre sí. Mueva la columna vertebral uniformemente hacia la parte posterior del torso, de modo que la espalda sea ligeramente cóncava desde el coxis hasta la base del cráneo. Lleva la cabeza hacia arriba, manteniendo la nuca larga, y dirige la mirada hacia el techo.