En este momento estás viendo Saludo a la luna

Saludo a la luna

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Saludo a la luna

Saludo a la luna vs saludo al sol

Para más información, visite www.thecrystalsun.com para obtener el libro y el DVD. http://thecrystalsun.com/egyptian-postures-explained/This es el nivel 2 de las posturas egipcias de poder. Las Posturas Egipcias de Poder son un antiguo sistema de técnicas de meditación que fueron utilizadas por los antiguos egipcios. Al igual que el Qigong, el Tai Chi, el Yoga y los Mudras Védicos; el sistema egipcio utiliza los movimientos sagrados, las posturas y la geometría del cuerpo para entrar en resonancia armónica con diferentes energías universales. Estas energías se utilizan entonces con fines específicos de ceremonia, iluminación y crecimiento personal. Durante miles de años, estos métodos se han utilizado para equilibrar nuestros cuerpos físicos, mentales, emocionales y espirituales con las fuerzas vitales naturales del universo.

Secuencia de yoga de luna llena pdf

El Saludo a la Luna, conocido en sánscrito como «Chandra Namaskara» (SHAHN-drah nah-muh-SKAR-uh), es una serie de posturas realizadas en una secuencia particular para crear un flujo de movimiento refrescante. Al igual que el popular Saludo al Sol (Surya Namaskara), cada postura del Saludo a la Luna se coordina con la respiración: inhalar para extender y exhalar para doblar. Pero, a diferencia de los saludos al sol, que son calientes y estimulantes, los saludos a la luna son refrescantes y tranquilizadores. Se utilizan para calmar la mente y atraer la atención hacia el interior. Los saludos a la luna son útiles cuando la energía o las temperaturas son altas y se requiere una presencia tranquila y silenciosa. Sigue los pasos siguientes y familiarízate con los componentes esenciales de los Saludos a la Luna.
En la tradición del Ashtanga Yoga, el yoga no se practica en luna llena o luna nueva. Estos se llaman «días de luna» y son días de descanso para los practicantes. En el Ashtanga, se cree que hay una sobreabundancia de «prana», o energía vital, durante la luna llena, lo que causa demasiado desequilibrio para una buena práctica. Durante la luna nueva, los ashtangis creen que hay demasiada «apana», la fuerza vital de eliminación, que causa demasiada pesadez para la práctica. Dado que los Ashtangis dedicados practican seis días a la semana, ¡probablemente sea beneficioso tomarse unos días de descanso cada mes!

Secuencia de saludo a la luna imprimible

Tiene mucho sentido que, así como el Surya Namaskar (Saludo al Sol) honra la energía del sol, el Chandra Namaskara, o Saludo a la Luna, honra la energía de la luna. El Saludo a la Luna, que puede realizarse en cualquier momento del día, al final de tu práctica de yoga o cuando simplemente quieras aquietar tu mente. Esta secuencia reparadora, que refresca y suaviza el cuerpo, es especialmente reconfortante por la noche como una forma de relajarse y preparar el cuerpo para una noche de sueño reparador.
Esta práctica de centrado, enraizado y fluido es una gran manera de honrar la luna llena. Megha ya la ha utilizado de esta manera: «En febrero de 2009, hubo una superluna que se elevó sobre Playa Guiones, en Nosara, Costa Rica. Invité a mis alumnos de formación de profesores de «Deja que tu yoga baile» a hacer algunos saludos al sol frente al Océano Pacífico mientras el sol se ponía. Después de que los últimos rayos de sol se deslizaran bajo el horizonte, nos giramos en grupo para mirar una enorme luna llena en el cielo. Juntos, fluimos con nuestros Saludos a la Luna, honrando lo divino, lo sagrado femenino».

Saludo a la luna clásico

– Lleve los huesos de la sentada hacia abajo, levante las costillas. Levanta la pierna izquierda en el aire y vuelve al suelo en posición de embestida. Empuje los huesos de la sentada y el ombligo hacia delante, las costillas hacia arriba, descanse los hombros. Lleve la cabeza hacia abajo, empuje los huesos de la sentada y el ombligo hacia adelante.
– Baje los brazos, inclínese hacia delante desde el ombligo y vuelva a la posición de plancha arrodillada. Permanezca en la plancha de rodillas o baje hasta la flexión de rodillas. Puedes hacer más si lo deseas. Lleva, si puedes, la barbilla a la garganta, los hombros y los codos a la misma altura que las caderas.
– Lleva las piernas a las manos en silencio: los dedos gordos de los pies tocándose, los talones separados, los dedos junto a los talones, levanta las costillas y la barbilla. A continuación, flexiona desde el ombligo, las costillas, el pecho, los hombros y luego la cabeza.
– Baja la cabeza y lleva las caderas hacia delante, relájate. Empuje las caderas hacia delante, mire hacia delante u opcionalmente póngase de pie y alargue la parte posterior del cuerpo. Opcionalmente, levante los brazos sin acortar la parte posterior del cuerpo.
– Bajar los brazos e inclinarse hacia delante desde el ombligo sin dejar que los huesos del asiento se muevan hacia atrás. Llegue a una flexión de rodillas. Puedes hacer menos si lo deseas, como una plancha de rodillas. O puedes hacer más, como una plancha completa o una flexión de brazos.