Sauna humeda beneficios

Sauna humeda beneficios

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Los beneficios del baño de vapor para la piel

Aunque nuestras saunas no son dispositivos médicos registrados por la FDA, y por lo tanto no hacen ninguna afirmación específica sobre los beneficios para la salud logrados por el baño de sauna regular, hay numerosos estudios médicos de sauna, bien hechos y respetados, que sugieren que se pueden lograr enormes beneficios para la salud con el baño de sauna regular. Los artículos de nuestra Biblioteca de Salud y Bienestar pueden ser de su interés para profundizar en la relación entre la sauna y el bienestar.
Se ha hablado mucho de los beneficios para la salud de los baños de sauna. Y con razón. Desde el punto de vista físico, no hay nada más revigorizante que un sudor profundo y saludable cada día. La tensión se desvanece. Los músculos se relajan. Mentalmente, salimos relajados, reanimados y listos para lo que nos depare el día.
Unos pocos minutos al día es todo lo que se necesita para verse y sentirse mejor. La respuesta del cuerpo al calor suave y persistente está bien documentada y probada día tras día por personas de todo el mundo. Por eso, cada vez más médicos recomiendan sus beneficios purificadores.
Bajo el elevado calor que proporciona una sauna, el cuerpo libera endorfinas (véase el beneficio de salud y bienestar nº 1). Las endorfinas pueden tener un leve y agradable “efecto tranquilizador” y la capacidad de minimizar el dolor de las articulaciones y los músculos que provienen, por ejemplo, de un entrenamiento físico intenso. La temperatura del cuerpo también aumenta por el calor de la sauna. Esto hace que los vasos sanguíneos se dilaten, aumentando así la circulación de la sangre. Este aumento del flujo sanguíneo, a su vez, acelera el proceso natural de curación del cuerpo mediante el alivio de los dolores y la aceleración de la curación de pequeñas contusiones o cortes. Después de practicar deportes físicos, utilice el calor y/o el vapor de una sauna para promover la relajación muscular, ayudando a reducir la tensión muscular y a eliminar el ácido láctico y/u otras toxinas que puedan estar presentes. Para ver los testimonios de atletas de alto rendimiento sobre cómo utilizan la sauna para la recuperación después de los entrenamientos intensos, por favor vea lo que los siguientes tienen que decir acerca de cómo utilizan las saunas en sus regímenes de entrenamiento: Dan Gable (NCAA y lucha olímpica), Darby Hendrickson (NHL), Conrad Anker (equipo de escalada de The North Face), Nooralotta Neziri (atletismo mundial), Dany Heatley (NHL All-Star), Gwen Jorgensen (medalla de oro en triatlón).

Beneficios de la sala de vapor después del entrenamiento

No hay que confundirlo con una sauna, un cuarto de vapor es un espacio con un generador lleno de agua que bombea calor húmedo en la habitación. La temperatura de la sala suele ser de unos agradables 110 grados Fahrenheit, y es tan húmeda que no es raro ver cómo cae agua por las paredes. Una sauna seca tradicional, por el contrario, utiliza un calentador de leña, gas o eléctrico para crear un calor más seco y caliente, y suele estar alojada en una sala revestida de cedro, abeto o álamo. La temperatura suele ser mucho más alta que en una sala de vapor (piense en 180 grados Fahrenheit) y a veces se puede añadir un poco de humedad extra vertiendo agua sobre las rocas calientes de la sala.
¿Te has preguntado alguna vez por qué tu facialista te pone una toallita caliente y llena de vapor en la cara antes de hurgar en tus poros? Es porque la humedad caliente los abre y ablanda la grasa y la suciedad, permitiendo que se eliminen más fácilmente. Como el sudor fluye libremente en una sala de vapor (110 grados más humedad no es ninguna broma), los poros se abrirán y liberarán todo tipo de suciedad en el proceso. Aunque no podemos prometer que no tendrás puntos negros después de tu cita con la humedad intensa, la Dra. Debra Jaliman, dermatóloga certificada de Nueva York y profesora clínica adjunta de Dermatología en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, dice que una sesión puede ayudar a eliminar los puntos negros a las personas con ciertos tipos de piel. “Sin embargo, si tienes una piel muy grasa, es mejor que no vayas a la sala de vapor, ya que la humedad y el calor húmedo pueden hacer que tu piel sea aún más propensa a la grasa.

Cómo utilizar una sala de vapor

Tanto la sauna como el vapor son una forma estupenda de relajarse y aliviar los músculos cansados y doloridos después de un entrenamiento especialmente intenso. Son similares en el sentido de que ambas son salas más pequeñas y con calefacción para sentarse o tumbarse en ellas, y se cree que aportan una serie de beneficios para la salud. Hay una diferencia clave entre ellas, que es el tipo de calor que suministran (húmedo o seco). Son muy similares, pero cada uno proporciona sus propios beneficios. Si tiene curiosidad por discernir cuál de ellas tiene un mejor efecto sobre su salud que la otra, nos sumergiremos en las diferencias. Entonces, ¿debería utilizar una sauna o una sala de vapor después de su entrenamiento?  Veámoslo más de cerca.
Tanto la sala de vapor como la sauna elevan tu ritmo cardíaco y hacen que tu sangre bombee debido a sus altas temperaturas. El aumento de calor hace que el corazón tenga que trabajar más moviendo la sangre hacia la superficie de la piel para enfriarla, además de hacer llegar una cantidad adecuada a los músculos. Esto provoca un ligero efecto cardiovascular, y también ayuda al transporte de oxígeno y nutrientes a sus músculos. La dilatación de los vasos sanguíneos que provoca el calor también puede ayudar a reducir temporalmente la presión arterial y a disminuir la sensación de dolor en las extremidades. La otra cara de la moneda es que en ambas es posible ser víctima de un golpe de calor, que puede provocar mareos, náuseas y deshidratación.

Sala de vapor o sauna primero

“Sauna” es la única palabra finlandesa de uso común en la lengua inglesa. Sin embargo, la mayoría de los angloparlantes la pronuncian incorrectamente. En finés, se pronuncia cada sílaba y la primera lleva el énfasis. Dividida en sílabas, sauna se pronunciaría “SA-oo-na”. Si se dice rápido en inglés, debería sonar como “sow-na” en lugar de “saw-na”, como dicen muchos angloparlantes.
Una sauna húmeda no es realmente una sauna, al menos, no en el sentido de las saunas tradicionales. El término “sauna húmeda” suele utilizarse para describir una sala de vapor, que genera calor húmedo. Al igual que una sauna, puede abrir los poros y aflojar los músculos, entre otros beneficios para la salud. Sin embargo, a diferencia de las saunas, la sala de vapor es casi hermética y genera una gran cantidad de humedad; el aire es tan húmedo que el agua se condensa en las paredes. El calor se crea en una sala de vapor con un dispositivo llamado generador de vapor, que hierve el agua hasta convertirla en vapor y la libera en el aire.
Una sauna seca, o como sabemos ahora, una sauna tradicional, crea el calor seco de una manera totalmente diferente. La forma más tradicional es con leña ardiendo en una estufa, y el agua se vierte con un cazo desde un cubo de la sauna sobre las rocas que hay encima. Esto genera algo de humedad, pero ni de lejos los niveles de una sala de vapor. La otra forma es la eléctrica, en la que una estufa eléctrica calienta las rocas para obtener un calor aún más seco. Esto es lo más común en espacios pequeños como apartamentos o gimnasios. Las saunas tienen un conducto de ventilación que introduce continuamente aire fresco para limitar la acumulación de humedad.