Secuencias de yoga

Secuencias de yoga

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Bikram yoga

Si alguna vez has asistido a una clase de yoga o has visto un DVD de yoga, habrás notado que las posturas se presentan en un orden determinado. Este orden se llama secuencia, y una “secuencia de yoga” se refiere a la estructura y el flujo de una clase de yoga. La secuenciación de una clase bien hecha es un arte. Hay muchos enfoques y detalles diferentes que tu profesor puede considerar al diseñar una clase.
El orden, la complejidad y la variedad de las posturas varían según las tradiciones de yoga y los instructores. Una clase de Kundalini será claramente distinta de una clase de Bikram, que a su vez será diferente de una clase de Restauración, Vinyasa, Viniyoga o Integral. Sin embargo, cada una de esas secuencias ha sido diseñada para obtener beneficios particulares, según ese estilo de yoga.
La mayoría de las clases incluyen una combinación de posturas de pie y sentadas, así como niveles adecuados de torsiones, inversiones, flexiones hacia atrás, flexiones hacia delante y movimientos de fortalecimiento. Todas estas posturas estirarán tu cuerpo y relajarán tu mente, así que no importa qué estilo de yoga decidas practicar – ¡todavía estarás practicando yoga y obteniendo todos los beneficios! A continuación, se profundiza en los principales elementos que componen una secuencia de yoga.

Yogasana

Postura del NiñoEsta postura calmante es una buena posición de pausa por defecto. Puedes utilizar la postura del niño para descansar y volver a concentrarte antes de continuar con la siguiente postura. Estira suavemente la parte baja de la espalda, las caderas, los muslos, las rodillas y los tobillos y relaja la columna vertebral, los hombros y el cuello.
Sé consciente: Concéntrate en relajar los músculos de la columna vertebral y la zona lumbar mientras respiras.Postura del niñoEsta debería ser tu postura preferida siempre que necesites descansar un momento durante un entrenamiento de yoga.PruébalaPerro mirando hacia abajoEl perro mirando hacia abajo fortalece los brazos, los hombros y la espalda mientras estira los isquiotibiales, las pantorrillas y los arcos de los pies. También puede ayudar a aliviar el dolor de espalda.
Ten en cuenta: Concéntrese en distribuir el peso uniformemente a través de las palmas de las manos y en levantar las caderas hacia arriba y hacia atrás, lejos de los hombros.Perro mirando hacia abajo Esta es una de las posturas de yoga más comunes.  Pruébala. La postura del tablón, un ejercicio muy común, ayuda a fortalecer el núcleo, los hombros, los brazos y las piernas.
Sé consciente de ello: Al hacer la plancha, imagine que la parte posterior del cuello y la columna vertebral se alargan. Esta postura común puede fortalecer el núcleo, los hombros, los brazos y las piernas. Es una buena postura para aprender si quieres trabajar en posturas más avanzadas, como los equilibrios de brazos o las inversiones.

Ver más

Miles de personas se certifican para enseñar yoga cada día. La buena noticia es que, aunque el mercado está saturado en algunas áreas, todos interiorizamos, interpretamos y, en última instancia, ofrecemos lo que hemos aprendido de forma diferente.
Como instructores de yoga, nos enfrentamos constantemente al reto de idear nuevas secuencias y contenidos para destacar en el saturado panorama. Esto puede ser agotador. Requiere práctica continua, paciencia y refinamiento semana tras semana.
Crear una secuencia de yoga es crear una obra de arte. No se consigue fácilmente por capricho. El enfoque que adoptes es crucial para el éxito de tu clase. La selección de cada elemento con una consideración reflexiva y consciente es un buen punto de partida.  Compartir esta obra maestra es uno de los mayores regalos de la enseñanza… ¡Tiene la capacidad de cambiar la vida de las personas!
El propósito de este artículo es educarte sobre cómo secuenciar inteligentemente una clase de yoga. Este artículo está dirigido a las secuencias de yoga para profesores, pero los estudiantes de yoga que buscan inspiración en su práctica en casa también se beneficiarán.

2.100 asanas: el completo…

Como escribe el poeta Rumi, “Este ser humano es una casa de huéspedes, cada día una nueva llegada”. Uno nunca sabe qué emociones pueden surgir: no podemos controlar la fluctuación natural de nuestro vibrante corazón, el flujo continuo de sentimientos y pensamientos. Lo que sí podemos hacer es trabajar con nuestra mente aceptando su naturaleza y con nuestro cuerpo fortaleciéndolo y abriéndolo para que sea lo suficientemente potente y espacioso como para acoger todo tipo de pensamientos y sensaciones interesantes. Una práctica diligente del yoga puede ayudar a cultivar un sentido de estabilidad, confianza y facilidad para afrontar lo inesperado.
Los comienzos pueden ser emocionantes porque nos ayudan a encontrar esa sensación de asombro infantil. Al principio uno puede sentir una profunda sensación de motivación y energía que ayuda a dar ese primer paso, pero con el tiempo la rutina puede volverse aburrida si no se aborda adecuadamente. Hay dos elementos esenciales para alcanzar plenamente el objetivo: la diligencia y la energía para seguir adelante.
Con la práctica diaria, el trabajo físico se convertirá en una segunda naturaleza y la mente adquirirá la capacidad de concentrarse, confiar y dejarse llevar. La repetición de una misma rutina también provocará cambios en la fuerza y la flexibilidad del cuerpo. El truco está en trabajar sin expectativas de lo que se puede conseguir, sino simplemente con constancia. Reconocer humildemente e invitar a cada emoción sin discriminación, simplemente observar y aceptar.