En este momento estás viendo Yoga suelo pelvico

Yoga suelo pelvico

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Yoga suelo pelvico

Yoga del suelo pélvico en el embarazo

El yoga se considera hoy en día un tratamiento de salud, gracias a su amplia gama de beneficios para la salud. Entre otras cosas, puede ayudar a combatir la tensión muscular, ayudar a la pérdida de peso e incluso fortalecer los músculos débiles del suelo pélvico. Fortalecer estos músculos o combatir su rigidez es esencial, ya que ayuda a crear o promover la estabilidad pélvica. Esta lectura evaluará los mejores ejercicios de yoga para el suelo pélvico que combaten la tensión, la debilidad y la disfunción de los músculos pélvicos. La mayoría de estos ejercicios no son nuevos, sino que son las típicas posturas que encontrarás en un plan de entrenamiento de yoga estándar. Echa un vistazo.
Antes de ver estos ejercicios, expliquemos primero lo que entendemos por suelo pélvico. El suelo pélvico se refiere a los músculos profundos que se encuentran en la zona de la pelvis. Van desde el hueso púbico frontal hasta la base de la columna vertebral. Estos músculos combinan las uniones ligamentosas para crear un diafragma en forma de cúpula a lo largo de la salida ósea de la pelvis (4).
En esta forma de cúpula, el suelo pélvico sostiene el intestino, la vejiga, el útero y la vagina. El fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico es esencial, ya que ayuda a sostener la vejiga cuando se orina. Asimismo, unos músculos del suelo pélvico fuertes ayudan a fortalecer el núcleo y a mejorar la postura general (4).

Clases de yoga del suelo pélvico cerca de mí

Si los músculos del suelo pélvico están debilitados, los órganos internos carecerán de todo apoyo. Esto puede impedir que puedas controlar la orina, las heces o los gases.    Las causas más comunes del debilitamiento del suelo pélvico son el embarazo, el parto, el tratamiento del cáncer de próstata en los hombres, la obesidad y el esfuerzo asociado al estreñimiento crónico.    Los ejercicios del suelo pélvico están diseñados para mejorar el tono muscular. La realización de estos ejercicios puede evitar la necesidad de una cirugía correctiva. Síntomas de un suelo pélvico débil Los síntomas de un suelo pélvico débil incluyen: Causas de un suelo pélvico débil El suelo pélvico puede debilitarse por:    Complicaciones de un suelo pélvico debilitado La pérdida de control de la vejiga es un síntoma común de un suelo pélvico debilitado. Algunas personas padecen incontinencia anal, lo que significa que no siempre pueden controlar la evacuación de gases o heces.
La debilidad de los músculos del suelo pélvico también puede provocar dificultades sexuales, como una menor sensibilidad vaginal.    En algunos casos, los órganos internos sostenidos por el suelo pélvico, como la vejiga y el útero, pueden deslizarse hacia la vagina. Esto se denomina prolapso. Los síntomas más comunes son una protuberancia en la vagina y un profundo dolor vaginal. Familiarizarse con el suelo pélvico Los ejercicios del suelo pélvico están diseñados para fortalecer los músculos. Se puede ejercitar cada sección (vaginal, uretral, anal). Puedes familiarizarte con estos músculos para contraerlos a voluntad. Si el suelo pélvico es especialmente débil, al principio puede resultar difícil detectar cualquier acción muscular.

Beneficios del yoga para el suelo pélvico

Si eres un adulto responsable, probablemente hagas ejercicio de vez en cuando. Tal vez tengas un día de piernas o un día de core. Pero, ¿alguna vez dedicas tiempo y energía específicamente a fortalecer tu suelo pélvico? Cuando está bien tonificado y se activa adecuadamente, este grupo de músculos situado entre el coxis y el pubis aporta una serie de beneficios para la salud que pueden resultarte sorprendentes. Un suelo pélvico sano permite calmar el sistema nervioso, equilibrar el sistema reproductivo, mejorar el funcionamiento de la vejiga y del intestino e incluso aliviar las hemorroides. Dicho esto, un suelo pélvico descuidado puede ser la raíz de un montón de problemas.
Muchas mujeres ni siquiera son conscientes de que los músculos del suelo pélvico necesitan atención y, en consecuencia, muchas son ajenas a la importancia de mantener un suelo pélvico sano y fuerte hasta que experimentan problemas relacionados con uno debilitado. Entre estos problemas se encuentran la reducción del control de la vejiga, la incontinencia, el prolapso e incluso la disminución de la sensación sexual o del potencial del orgasmo. Pero hay ejercicios sencillos que puedes practicar que te ayudarán a activar esos importantes músculos del suelo pélvico y a prevenir los problemas que pueden surgir cuando se debilitan.

Yoga para el suelo pélvico masculino

Tanto si has tenido un hijo o dos como si no, nuestro estilo de vida moderno requiere estar mucho tiempo sentado, por lo que la mayoría de nosotros pierde la estabilidad del suelo pélvico con el tiempo. Por no hablar de que estos músculos pueden deshidratarse fácilmente debido a la falta de flujo sanguíneo en la zona, lo que hace que se acumule la tensión. Por desgracia, un suelo pélvico débil puede provocar graves problemas de salud y molestias en el futuro, como pérdidas e incontinencia urinaria, estreñimiento, dolor de piernas, caderas y rodillas, etc. ¡Yikes!
Incluso si no sufres problemas de suelo pélvico, nunca está de más mantener fuerte y resistente una zona que tiende a desgastarse con el paso de los años. Los ejercicios del suelo pélvico también pueden ayudar a mejorar significativamente los problemas existentes. Por suerte, el yoga es el ejercicio perfecto para esta tarea, ya que es de bajo impacto y se puede realizar de forma gratuita desde tu propia casa, sin necesidad de equipos sofisticados ni de hacerse socio.
Intentar averiguar cómo hacer exactamente los ejercicios de Kegel puede ser un poco complicado, así que hemos reunido algunas posturas de yoga con instrucciones completas que te ayudarán a activar y apretar el suelo pélvico al mismo tiempo que te ayudan a estirar esos músculos clave. El primer par de posturas hace hincapié en el fortalecimiento del suelo pélvico, mientras que el resto se centra en la relajación y la flexibilidad. En conjunto, estas posturas mantendrán todo el suelo pélvico fuerte y sano y ayudarán a combatir el dolor y a evitar que surjan futuros problemas. Compruébalas a continuación.