Yoga y meditacion

Yoga y meditacion

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:yoga

Clases de yoga y meditación

El autocuidado ha sido un tema de tendencia últimamente, por decir lo menos. Y nosotros estamos de acuerdo. Con el ajetreo de la vida diaria, dedicar algo de tiempo a cuidar de uno mismo puede cambiar las cosas. Pero más allá de tomar un baño de burbujas o acurrucarse con un libro, ¿cómo se practica el autocuidado? Es decir, tiene que haber algo más que hacer cosas que te gusten (aunque eso también nos gusta mucho).
Dos de las formas más respaldadas científicamente para entrar en esta nueva tendencia resultan ser bastante antiguas. La meditación y el yoga -que se remontan a 5.000 años atrás- fomentan la atención plena, un elemento clave para estar en contacto con uno mismo y ayudarse a sentirse bien. Pero sólo hay un número limitado de horas al día, así que ¿cuál es mejor si quieres ser una persona más feliz y mentalmente más sana?
Lo primero es asegurarse de que todos estamos en la misma página. La meditación es la práctica de sentarse con los pensamientos. Durante la meditación, observarás tus pensamientos sin juzgarlos. El objetivo es estar presente y obtener una perspectiva saludable. La meditación es más bien un ejercicio para tu mente, aunque también tendrás que ser consciente de tu cuerpo. Estar sentado sin moverse es difícil.

Beneficios del yoga y la meditación

Hoy en día el Yoga está de moda. Todo el mundo quiere hacer Yoga. Mucha gente considera que no hay diferencia entre el yoga y la meditación. Para los principiantes y los desinformados, me gustaría explicar cómo y cuál es la diferencia entre el yoga y la meditación.
El yoga es una forma de vida que tiene como objetivo eliminar los obstáculos y el sufrimiento de la vida para alcanzar el objetivo espiritual más elevado “Samadhi” o la autorrealización o la unión con la conciencia superior. El yoga implica diferentes caminos y prácticas que ayudan a conseguir los resultados deseados. Es muy lamentable que la industria del fitness comercial intente utilizar el yoga como un truco para obtener beneficios materiales y vender. El yoga no consiste únicamente en estiramientos y en ejercicios físicos intensos. El yoga es mucho más que eso: el yoga es para la vida cotidiana. Es un enfoque holístico de la vida sana. El yoga ayuda a conectar la mente, el cuerpo y el espíritu. También mejora los hábitos de la vida diaria, ayuda a establecer mejores relaciones y pone a punto todos los sistemas del cuerpo: circulatorio, respiratorio, hormonal, digestivo, excretor, etc. El yoga ayuda a lograr la paz mental y la estabilidad emocional y mental.

Aplicación de yoga y meditación

Aunque no es necesario meditar formalmente para practicar yoga -ni es obligatoria la práctica de yoga para meditar-, ambas prácticas se apoyan mutuamente. Gracias a la práctica del yoga, has mejorado tu capacidad de concentración y de relajación, los dos requisitos más importantes para la práctica de la meditación. Esta guía de meditación para principiantes te ayudará a comprender mejor qué es la meditación y cómo puedes empezar a practicarla. (Sugerencia: ¡es más fácil de lo que crees!)
Dentro de la tradición del yoga existe una exquisita metodología diseñada para revelar la interconexión de todo ser vivo. Esta unidad fundamental se denomina advaita. La meditación es la experiencia real de esta unión.
En los Yoga Sutra, Patanjali da instrucciones sobre cómo meditar y describe los factores que constituyen una práctica de meditación. El segundo sutra del primer capítulo afirma que el yoga (o la unión) se produce cuando la mente se aquieta. Esta quietud mental se crea al poner en equilibrio el cuerpo, la mente y los sentidos, lo que, a su vez, relaja el sistema nervioso. Patanjali continúa explicando que la meditación comienza cuando descubrimos que nuestra interminable búsqueda de posesiones y nuestra continua ansia de placer y seguridad nunca pueden ser satisfechas. Cuando finalmente nos damos cuenta de esto, nuestra búsqueda externa se vuelve hacia el interior, y hemos pasado al reino de la meditación.

Yoga y meditación para principiantes

¿Cómo se llama esa postura de descanso al final del yoga? Muchas personas que se inician en el yoga asumen erróneamente que la postura final de meditación llamada Shavasana o savasana – acostado de espaldas, con los ojos cerrados y respirando profundamente – es fácil. Es como echarse una siesta, ¿verdad? No es exactamente así. Los estudiantes de yoga más experimentados saben que la Shavasana puede ser en realidad la más desafiante y beneficiosa de todas las posturas. Esto se debe a que la esencia de Shavasana -similar a otros tipos de meditación- es relajar la mente y el cuerpo mientras se permanece presente y se mantiene la conciencia. Esto es lo que el yoga y la meditación tienen -y no tienen- en común, y por qué nunca deberías saltarte esta postura de yoga esencial.
Shavasana es la pronunciación de la palabra sánscrita “savasana”. Es una postura de descanso y restauración, o asana, que se suele utilizar al final de una sesión de yoga. La palabra sánscrita significa en realidad “postura del cadáver”, porque los alumnos que la practican se tumban boca arriba en el suelo, con los brazos y las piernas cómodamente abiertos y los ojos cerrados. El propósito de esta postura es calmar la mente y el cuerpo, liberando el estrés y conectando el cuerpo a tierra. Se parece mucho a la meditación, ¿verdad?